Visto: 57

Estados Unidos promete un compromiso «sólido » con la defensa de Taiwán después de que la isla denuncie la incursión de bombarderos y cazas chinos

 

Estados Unidos ha prometido seguir ayudando a la «capacidad de autodefensa» de Taiwán, después de que Taipei informara de un sobrevuelo en el que participaron 13 aviones militares chinos. Pekín ha dicho que Estados Unidos utiliza a Taiwán para inmiscuirse en sus asuntos internos.
El portavoz del Departamento de Estado estadounidense, Ned Price, exigió a Pekín que «cese su presión militar, diplomática y económica contra Taiwán» y que, en su lugar, entable un «diálogo significativo» con Taipei.

«Seguiremos ayudando a Taiwán a mantener una capacidad de autodefensa suficiente», decía el comunicado. «Nuestro compromiso con Taiwán es sólido como una roca y contribuye al mantenimiento de la paz y la estabilidad a lo largo del Estrecho de Taiwán y dentro de la región».

 
Estados Unidos insta a Beijing a que cese su presión militar, diplomática y económica contra Taiwán y, en cambio, entable un diálogo significativo con los representantes elegidos democráticamente de Taiwán. Apoyamos una resolución pacífica de los problemas a través del Estrecho.

El Ministerio de Defensa de Taiwán informó de que 13 aviones de guerra chinos cruzaron el sábado su zona de identificación de defensa aérea del suroeste. Los aviones eran ocho bombarderos H-6K con capacidad nuclear, cuatro cazas J-16 y un transporte militar Y-8 ASW.

Las fuerzas aéreas y los sistemas de misiles de defensa aérea del país insular se desplegaron para «vigilar» a los aviones chinos, dijo el Ministerio de Defensa de Taiwán.

 

Según el South China Morning Post, los aviones militares de China continental vuelan cerca de Taiwán casi a diario, pero los sobrevuelos suelen ser de uno o dos aviones de reconocimiento.

Taiwán sigue siendo un tema conflictivo entre Estados Unidos y China, que reclama la isla como su territorio. Washington intensificó significativamente el apoyo diplomático a Taipei durante la administración de Donald Trump, y dio luz verde a varios acuerdos de armas importantes con el país, incluida la venta de cazas y sistemas de misiles antibuque costeros. El año pasado, Estados Unidos adoptó una ley destinada a alentar a otros países a reforzar los lazos con Taiwán.

Pekín afirma que la política de Washington hacia Taiwán socava la «política de una sola China» y supone una amenaza para la paz y la seguridad en la región.

«Nunca permitiremos que nadie ni ninguna fuerza se interponga en el camino de la reunificación nacional ni que se inmiscuya en los asuntos internos de China con Taiwán como pretexto», declaró a principios de este mes el portavoz del Ministerio de Asuntos Exteriores chino, Zhao Lijian.

Añadió que las acciones que «perjudican los intereses fundamentales de China son inútiles y serán respondidas con firmeza».